Anuario de la Estadística Concursal 2014 del Colegio de Registradores

  • Los trabajadores afectados por los concursos de acreedores disminuyen un 40%
  • Ocho de cada 10 sociedades concursadas no podrían atender nunca sus deudas o tardarían más de 25 años en hacerlo
  • El 35,5% de las sociedades declaradas en concurso en 2014 pertenecían al sector de la construcción, seis puntos menos que en 2013

29.06.15.- El número de trabajadores afectados por los concursos de acreedores disminuyó un 39,6% en 2014. El descenso fue más intenso entre los asalariados afectados del sector industrial con una caída del 57,5%, seguido de servicios, con una disminución del 34,1%, ciclo completo de la construcción (-30,5%) y agricultura y pesca (-15,7%).Son algunas de las conclusiones del Anuario Concursal 2014 del Colegio de Registradores, que ofrece una visión de conjunto y, a la vez, detallada del funcionamiento económico y jurídico del sistema concursal español.

A través del informe se puede trazar el perfil tipo de la sociedad declarada en concurso de acreedores en 2014 que se corresponde con una empresa de 8 empleados, un pasivo de 6 millones de euros y una edad media de entre 5 y 15 años, aunque aumentan del 8,7% al 9,3% las empresas que entran en concurso con menos de 5 años. Por sectores, el sector servicios concentra el 48,9% de los concursoDistribución de los concursos de acreedores por sectores de actividad.

En cuanto a la situación financiera en que acceden al concurso, el 77,98% de las empresas en concurso de acreedores en 2014 no podría atender todas sus deudas en ningún caso o tardaría más de 25 años en hacerlo (bajo el supuesto de que aplicaran la totalidad de los recursos que generan a pagarlas). Otros datos indicativos de las dificultades financieras de las concursadas son que el 70,1% obtuvo resultados de explotación negativos y que solamente un 9,4% (9,75% en 2013) denote condiciones financieras suficientes como para alcanzar un convenio dentro de los límites marcados por la Ley concursal.

Mejora la construcción
En un contexto de claro descenso en el número de sociedades concursadas, el ciclo de la construcción representó el 35,5% de la muestra, cifra claramente inferior a las de los anteriores (41,05% en 2013, 44,8% en 2012). Sin embargo, del total de pasivos afectados en 2014 (26,4 mil millones de euros, bastante por debajo de los 34,3 mil millones de euros de 2013), la construcción representa el 57,6%, una proporción superior a la registrada los dos años anteriores aunque lejos, en cualquier caso, del máximo de 2008 en el que llegó a suponer el 81% de todo el pasivo afectado.
En general, en 2014 los indicadores financieros de las concursadas del ciclo de la construcción han empeorado: aumenta la proporción de las que no generaron recursos positivos y se incrementa el porcentaje de concursadas con fondos propios negativos en subsectores como el de las edificaciones y obras. Este año también entraron en concurso algunas inmobiliarias de gran tamaño, lo que elevó el promedio de pasivos de este subsector hasta los 18 millones de euros.

Reasignación de recursos y recuperación del crédito
La liquidación sigue siendo en 2014 la solución predominante del concurso, al representar las fases de liquidación el 92,47% del total de las fases sucesivas iniciadas en 2014, constituyendo las fases de liquidación directas (sin que previamente se haya registrado fase de convenio) el 81,5%.

El tamaño de la empresa es una de las variables que más influye en el desenlace del concurso de forma que las empresas que iniciaron la fase de convenio acumulaban pasivos por 19,9 millones de euros, frente a los 6,7 millones de las que fueron a liquidación.
En relación a las expectativas de cobro de los acreedores ordinarios (y siempre bajo el supuesto de cumplimiento íntegro de los pagos), los compromisos acordados con el deudor se situaron, en promedio, en el 50,6% del valor nominal de las deudas.

Control de la empresa concursada y duración del concurso
En 2014 el 6,08% de los concursos tuvo carácter necesario. Dentro de los mismos, los jueces sustituyeron al deudor por los administradores concursales en el 84,2% de los casos, cifra superior a la registrada en ejercicios anteriores. En los concursos voluntarios, las suspensiones alcanzan el nivel más alto desde que se dispone de registros: el 15,15%, debido principalmente a la petición de liquidación del deudor al inicio del procedimiento.
Al efecto de reducir los plazos de la liquidación, la Ley 38/2011, de reforma de la Ley Concursal, permitió la apertura de la fase sucesiva de liquidación en cualquier momento del concurso. En 2014 han sido 1.220 los concursos en que la fase sucesiva se inició simultáneamente con la propia declaración del concurso o en un período cercano inmediato. Se trata de un 26,7% del total de 4.568 fases sucesivas iniciadas.
Dentro de los concursos de “fase común”, en aquellos con un pasivo estimado por debajo del millón de Euros (tramitados por vía abreviada), esta fase tuvo una duración media de 10,3 meses (11,5 en 2013). Por su parte, los concursos con pasivo superior a los 10 millones (con tramitación ordinaria) registraron una duración media de 13,4 meses (22,5 meses en 2013), con una clara mejoría en la duración de la fase común de los concursos más grandes.
El informe realizado con el asesoramiento científico de la Universidad Autónoma de Barcelona, se puede consultar completo en el siguiente enlace de la web del Colegio de Registradores Estadística Concursal 2014