El Colegio de Registradores entrega sus Medallas de Honor 2016

  • En el mismo acto, presidido por el ministro de Justicia, también se homenajeó a los registradores jubilados en el último año

09.02.’17.- Coincidiendo con el 156 aniversario de la aprobación de la Ley Hipotecaria, el Colegio de Registradores de España ha entregado sus Medallas de Honor 2016 a la magistrada del Tribunal Constitucional, Encarnación Roca; a la ministra de Justicia de Cuba, Esther Reus González; al grupo promotor de la Asamblea de Registradores de Zaragoza; y a los registradores Antonio Javier Tornel, Fernando Martínez y Vicente José García-Hinojal. En el mismo acto, presidido por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, se homenajeó a los registradores jubilados a lo largo de 2016.

medallas_07feb17

En su intervención, Encarnación Roca agradeció la distinción y se refirió a la Ley Hipotecaria nacida en 1861 para, entre otros objetivos, combatir la usura y dar transparencia a las transacciones, para lo cual el sistema diseñado se basaba en la publicidad y en que nada de lo que afectara a la propiedad inmobiliaria pudiera quedar oculto.

Por su parte, el registrador de la propiedad Francisco Javier Gómez Jené también se refirió a la normativa hipotecaria y resaltó que “cuando se vayan a aprobar las reformas puestas en marcha, se refuerce el control de legalidad que realizan los registradores”.

El ministro agradeció la colaboración de los registradores en las reformas legislativas llevadas a cabo en la décima legislatura y “en las que se vayan a abordar en la presente, para ser capaces de disponer de instrumentos  normativos para que los operadores jurídicos puedan desempeñar mejor su labor y garantizar el estado de derecho y el servicio a los ciudadanos a través de la Justicia”.

El decano-presidente del Colegio de Registradores, Gonzalo Aguilera, después de glosar las figuras de los distinguidos con las medallas, aseguró que “la institución registral siempre estará al servicio de la función que el Estado le ha encomendado, la de servir a la sociedad para garantizar la seguridad jurídica de las transacciones inmobiliarias y mercantiles”.

También intervino, en representación de todos los registradores jubilados en 2016, Eduardo Fernández Galbis, que puso el acento en los requerimientos tecnológicos como los nuevos retos a los que se van a enfrentar los registradores y subrayó que “para el éxito de esta experiencia no solo se precisa una continua actualización sino también una legislación clara con vocación de permanencia porque si indeseable es la fosilización del ordenamiento, igualmente lo es una incesante renovación que dificulta la tarea de todos los operadores jurídicos”.