El presidente del Constitucional apela a la concordia como medio para defender la Constitución y la unidad democrática

  • Un reconocimiento de los Registradores al TC, quien asegura la relevancia y legitimidad de la Constitución y, con ello, la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político en España

08.04.’19.-. En su IX edición, los registradores han otorgado el Premio Gumersindo de Azcárate 2019 al Tribunal Constitucional, a punto de cumplirse las cuatro décadas de su creación. Para el jurado del Premio, el Tribunal Constitucional “a través de su Jurisprudencia, como intérprete supremo de la Constitución, asegura la relevancia y legitimidad de ésta y, con ello, la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político en España”.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha entregado el galardón al presidente del Alto Tribunal, Juan José González Rivas, en presencia de la decana del Colegio de Registradores, María Emilia Adán, y de la decana autonómica de Madrid, Belén Merino.

María Emilia Adán, en su discurso, ha destacado que “El Tribunal Constitucional, cerrado ya el periodo constituyente, supuso además, como ha señalado Miquel Roca la continuación del consenso constitucional, pero sin sustituir al constituyente. Esta fue su determinación y la génesis de su prestigio”. Además, la decana considera que, “desde el reconocimiento de la función social de la propiedad por el Tribunal Constitucional, los registradores tratamos de hacer efectivas las limitaciones legales de contenido social, urbanístico y medioambiental”.

Pero la decana de los registradores no ha querido acabar su intervención sin una especial mención: “Permítanme que, de todos los presidentes del Tribunal Constitucional, recuerde especialmente a Francisco Tomás y Valiente, quien pagó con su vida su compromiso con la libertad, la justicia y la concordia, ese lema que está en la medalla de los Magistrados”.

Tras las palabras de la decana del Colegio de Registradores y la entrega del galardón a Juan José González Rivas, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en su discurso, ha indicado que el Tribunal Constitucional “ha ensanchado y fortalecido la España de las libertades. Gracias al Tribunal Constitucional, los derechos fundamentales se constituyen en una categoría real y efectiva, pues presta amparo y protección frente a toda acción que limite o dificulte el ejercicio de los mismos”.

Después de recoger el premio, el presidente del Tribunal Constitucional ha asegurado que “defender nuestra Constitución, y ello sólo se puede hacer desde la recuperación de la concordia, es defender nuestra pluralidad, nuestros logros, nuestro presente y en definitiva todo lo que conseguimos cuando lo hacemos juntos”. Juan José González Rivas ha subrayado que “en cualquier pacto de convivencia entre personas, aceptado como justo por ellas, hay una fuerza legitimadora de primer orden, que debe ser mantenida y renovada con mucho esfuerzo día tras día” y ha concluido afirmando que “ello es tanto más necesario si se trata de una comunidad diversa, que comparte historia, culturas y lenguas, como resulta el caso de España.

El presidente del Constitucional ha mostrado su satisfacción por la concesión del premio Gumersindo de Azcárate otorgado por el Colegio de Registradores de España y su Decanato de Madrid, “dignísimos profesionales del mundo jurídico que, con su quehacer diario, fortalecen los principios de certeza y seguridad jurídica contenidos en el art. 9.3 de nuestra Constitución”.

Ediciones pasadas

Instituido en 2007, el premio Gumersindo de Azcárate que conceden el Colegio de Registradores de España y el Decanato Autonómico de Madrid, reconoce a  las personas o entidades que promueven el estado social y democrático de derecho, el desarrollo institucional y con todo ello, la paz, la convivencia y el progreso económico y social.

En sus anteriores ediciones el premio ha sido concedido a Enrique Múgica Herzog, exministro de Justicia; a Luis Díez-Picazo, catedrático de Derecho Civil y exmagistrado del Tribunal Constitucional; a Mario Vargas Llosa, escritor y premio Nobel; a Fernando Henrique Cardoso, expresidente de Brasil; a Francisco González, presidente del BBVA; a José Manuel Durão Barroso, expresidente de la Comisión Europea; a los padres de la Constitución, José

Pedro Pérez-Llorca, Miquel Roca Junyent y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón; y a las Cortes Generales, recogiendo el premio en la edición 2018 la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor.

Gumersindo de Azcárate

El galardón adopta el nombre de Gumersindo de Azcárate, y a cada premiado se le entrega un busto en bronce del mismo, en memoria de quien fue gran jurista y político, letrado de la Dirección General de los Registros y del Notariado y catedrático, preocupado por la reforma del Derecho y la sociedad española.

Nacido en León en 1840, participó además, junto a Francisco Giner de los Ríos, Nicolás Salmerón y otros catedráticos, en la creación de la Institución Libre de Enseñanza. Fue, así mismo, miembro del Consejo de Instrucción Pública, vicepresidente de la Junta de Ampliación de Estudios y presidente del IRS (Instituto de Reforma Social), así como Integrante de la Academia de la Historia y cofundador de la Fundación Sierra-Pambley, de cuyo patronato fue presidente hasta su muerte.

En 1886 fue elegido diputado por León del Partido Republicano, al que siguió representando hasta las elecciones de 1917.